FMI: Corrupción frena expansión de economía en América Latina

América Latina y el Caribe deben ‘frenar la corrupción’ para impulsar el crecimiento, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“La gestión de gobierno deficiente y la corrupción arraigada son lastres para el crecimiento inclusivo y sostenible en América Latina y el Caribe”, indicó el viernes el organismo en un documento presentado durante las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial en Washington, capital de EE.UU.

En este sentido, el FMI subrayó la recuperación “gradual” de la región con el fin de la recesión en varios países, e instó a “acelerar reformas estructurales necesarias”.

En su último informe, Perspectivas Económicas: Las Américas, incluyó el combate a la corrupción en el listado de “prioridades” para afianzar la expansión.

La gestión de gobierno deficiente y la corrupción arraigada son lastres para el crecimiento inclusivo y sostenible en América Latina y el Caribe”, indica el Fondo Monetario Internacional (FMI).

FMI: Corrupción frena expansión de economía en América Latina Una encuesta aplicada a más de 600 directores ejecutivos en América Latina revela las principales preocupaciones de los empresarios en la región.

 

“Este tema afecta obviamente el crecimiento económico”, dijo a la AFP el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner.

Según los expertos, los altos niveles de corrupción se asocian con un menor desarrollo y mayor desigualdad.

Werner explicó además que, en países donde la percepción de corrupción es elevada, la sociedad desconfía del Estado y sus autoridades, dificultando la implementación de políticas públicas correctas.

“¿Qué voluntad tiene la sociedad de pagar impuestos cuando no se sabe cómo se van a utilizar los recursos?”, se preguntó Werner, y dijo que esta “deslegitimación” de las autoridades “claramente” afecta el crecimiento.

Entre las áreas sensibles para actos corruptos, mencionó la gestión de las aduanas, la administración tributaria y la supervisión bancaria.

El informe apuntó que aunque las condiciones en América Latina y el Caribe parecen ser “similares” a las de otras economías de mercados emergentes, son “mucho peores” que las de economías avanzadas.

El FMI no dio una fórmula única para atender este problema, pero señaló elementos de una “estrategia eficaz”: sólido liderazgo político, reformas jurídicas y judiciales, reforzamiento de la transparencia y la rendición de cuentas y, en particular, formas más estrictas de supervisión e imposición del cumplimiento de las normas.

tmv/ctl/tqi/rba