Los liberianos votan en masa para elegir a su nuevo presidente

Los liberianos votan en masa para elegir a su nuevo presidente

“Tengo mi favorito, ya le he votado, pero me gustan todos los candidatos. Estaré orgulloso salga quien salga”. Jose Mogabie fue portero del equipo de fútbol del condado de Bong, la tierra del expresidente Charles Taylor, hoy encarcelado en Gran Bretaña por crímenes de guerra, y su mensaje, una mezcla de temor y prudencia, refleja las ansias de paz de muchos liberianos, que este martes votaron en masa para elegir presidente en el primer relevo de poder pacífico en siete décadas. Los resultados, previsiblemente muy reñidos según los sondeos, se conocerán el 25 de octubre. Si ninguno de los dos favoritos (el actual vicepresidente, Joseph Boakai, y el popular exfutbolista George Weah) logra la mayoría absoluta, se requerirá una segunda vuelta.

Mogabie votó en el mismo estadio donde jugaba al fútbol, convertido el martes en un abarrotado colegio electoral. La mayoría de los liberianos no han conocido un relevo pacífico en la presidencia del país —hace 73 años que no ocurre— y la emoción se mezclaba con el temor generado por el recuerdo fresco de la guerra. No en vano, varios de los 20 aspirantes al cargo —una sola mujer entre ellos— tienen vínculos con el pasado más sangriento.

Vínculos con la guerra

En Gbartala, capital de Bong, es donde empezó su revolución y entrenaba a sus niños soldado Charles Taylor, el último presidente de la guerra civil, que se desarrolló en dos conflictos casi consecutivos, entre los años noventa y 2000. El popular Weah, único Balón de Oro africano (1995), ha recibido el apoyo del sanguinario Taylor y, además, propone a la exmujer de este, Jewel Howard Taylor, como vicepresidenta si gana las elecciones.

Es la segunda vez que Weah se presenta a la presidencia; la primera, en 2005, perdió ante Ellen Jonhson-Sirleaf, Nobel de la paz en 2011 y presidenta saliente. A diferencia de la vecina Sierra Leona, que juzgó los crímenes de guerra en un tribunal especial, Liberia privilegió la reconciliación frente a la persecución de los crímenes. Por eso, alguien como Prince Johnson, el líder rebelde que derrocó y asesinó al presidente Samuel K. Doe delante de las cámaras, puede contarse hoy entre los 20 candidatos a la presidencia.

Antes de que se abrieran las urnas, Sirleaf se dirigió a los liberianos pidiéndoles que preserven la paz. “Acepta a tu vecino, independientemente de su elección política”, pidió.